martes, 12 de enero de 2010

- y de repente me entran estas ganas, brillantes, claras y perceptibles - le decía, mientras observávamos la luz del sol esconderse entre las fachadas - estas ganas de hacer cosas preciosas con los demás, de enloquecer y vivir aventuras sencillas, como si cualquier vulgaridad de la vida fuera maravillosa... ¿sabes? -suspiro. me mira. una larga pausa - así es como debería estar ideado el ser humano... cómo ignoto, como si cada vez que notaramos el frío en la nariz, o cada vez que besáramos a alguien, cada vez que el chocolate se nos fundiera en la lengua pudiésemos ver el mundo lleno de colores, como un ligero síndrome de Stendhal viviendo en cada segundo de nuestra corta eternidad.

8 comentarios:

  1. cada paraula en el seu lloc exacte i en combinació amb les seves companyes de ball creen una gran explosió de vitalitat, d'energia, de ganes del que tu dius, de viure cada segon de la nostra curta eternitat tot gaudint d'aventures senzilles amb les personalitats més inesperades.

    i el blanc i negre en la teva linea..ja et vaig dir que París et queda bé :)

    un petó!

    ResponderEliminar
  2. Gracias por pasar.
    Respecto a los libros, siempre estoy abierta a ello.
    "cada vez que el chocolate se nos fundiera en la lengua pudiésemos ver el mundo lleno de colores"
    Sólo tienes que dejar volar la mente, que ella evapore las ideas y la magia aparece.

    Un beso! :)

    ResponderEliminar
  3. algo así como renacer cada vez que haces algo?
    me gusta esa idea

    ResponderEliminar
  4. i jo vull viure'l d'aquesta manera.. perquè d'això se n'anomena vida.. si
    com si tot fos un primer contacte.

    m'ancanta guim :)

    ResponderEliminar
  5. M'he quedat una estona llarga embadalida mirant la fotografia en gran. Del text ni te'n parlo. És tan, que no trobo l'adjectiu exacte per a qualificar-lo. L'enhorabona una vegada més, Guim:)

    Què n'és de tu? Estàs desaparegudíssim!

    ResponderEliminar