viernes, 24 de julio de 2009

puertas abiertas



Cuando abanzamos por el tiempo somos como un domador de leones haciendo el número de los trapecistas. A menudo olvidamos nuestro lugar, nuestro momento y casi siempre perdemos la consciencia del valor, de aquello que merece la pena. Al fin y al cabo, podemos encontrar el equilibrio de nuevo, volver a la cuerda, y descubrir que el futuro es un conjunto de puertas abiertas por escojer, y que nada es mejor que entrar y salir sin miedo y aprovechar todas aquellas oportunidades que sean bonitas, bonitas sin más, como las cosas sencillas que la vida puede regalarnos.

lunes, 20 de julio de 2009

la soledad.

jueves, 16 de julio de 2009

La folie du temps perdu.

Quiero volverme verdaderamente loco, ser sólo instinto y esencia y olvidar todo aquello que los demás solían pensar, ser frenético y extásico, irracional. Voy a dejarme llevar por la música, por las sensaciones más insospechadas, para olvidar el miedo, para olvidar las noches y los días y vivir solo de la luz y del color, vivir del aroma del mundo y del sonido del mar a las cinco de la mañana, cuando sólo existe mi corazón. Quiero estar solo cuando amanezca y sea noviembre. Quiero olvidar el pasado, olvidar la nostalgia al futuro, las metas y las obligaciones; quiero olvidar la rutina y quiero no ser consciente de la novedad.

Pero por encima de todo, quiero volverme loco, verdaderamente loco, para olvidar el tiempo.


martes, 14 de julio de 2009

23 de febrero.


*
amor. aquí. en silencio. miradas. te espero. eres intimidad. cada caricia. la pasión. nosotros. pero no se lo digas a nadie. distancia. de golpe la casualidad. recuerdas el mar?. café. tardes de invierno. tardes de primavera. domingos de verano. el otoño entero. cantas. suave. la luna te mira y tengo celos. mi tiempo. los dedos del viento entre tu pelo. tu vida. en 65 palabras.



viernes, 10 de julio de 2009

Voy a volar sobre el tiempo y a morder las oportunidades, que sólo estamos para vivir y para sentir la libertad sobre la piel a cada instante, que mañana no me importa, ni ayer, porqué aquí y ahora la ciudad vuela y yo quiero volar con ella cuanto antes.

sábado, 4 de julio de 2009

somos el tiempo que nos queda
Cazo algunas imagenes que pasan por la ventana.
Estoy cansado. No puedo más, necesito aire, aire.

miércoles, 1 de julio de 2009

Quemando el tiempo

Hay segundos que pasan, segundos que vuelan. Los instantes carecen del respeto que merecen, son únicos, tan irrepetibles como cada beso, pero tememos darnos cuenta de toda esa velocidad... y a veces es necesario abrir los ojos. Decirse: "eh! el tiempo escapa, los segundos que se van no volveran nunca contigo", y es entonces cuando uno sabe que tiene que empezar a vivir. A vivir a lo loco, a lo grande, a huir de todo lo conforme y destruir la rutina, porque los únicos segundos que merecen la pena son los que no pasan, los que no vuelan, los que arden... sólo estan vivos aquellos instantes que quemamos con nuestra pasión por vivir.